Archivo de la categoría: METODO DE EVANGELISMO

METODO DE EVANGELISMO

EVANGELÍSMO

Método para Evangelizar

metodo.jpg

“Y puso mi boca como espada aguda, me cubrió con la sombra de su mano; y me puso por saeta bruñida, me guardó en su aljaba; y me dijo: Mi siervo eres, …, porque en ti me gloriaré” Is.49:2,3

“He aquí que yo te he puesto por trillo, trillo nuevo, lleno de dientes…” Is.41:15 1/p

Ministros de Dios, con corazones ardientes de amor por Cristo y vuestros semejantes, tratad de despertar a los que están muertos en sus delitos y pecados. Enternezcan suscorazones vuestras oraciones fervientes, y los conduzcan arrepentidos al Salvador. Sois embajadores de Cristo, para proclamar su mensaje de salvación

Obreros Evangélicos Pág. 35

Por: Arnaldo A. Sánchez M.

Si bien es cierto, que existen varias formas de evangelismo no es el propósito indicar las mismas en esta oportunidad. El presente material se enfoca a evitar ciertas acciones erróneas y el método de Cristo para imitar.

Evangelismo: Evangelización es la proclamación de las buenas nuevas de Jesucristo. Es la presentación de Jesús: quién es, que ha hecho y que ha enseñado. La evangelización presenta las enseñanzas bíblicas mediante el poder del Espíritu Santo, de manera que la gente sea persuadida a aceptar a Jesús cómo su Salvador, y a servirle en la comunión de la iglesia. Un evangelista es uno que anuncia las buenas nuevas. EVANGELISMO

Los Tres enfoques básicos de la evangelización son:

1 La Evangelización de presencia. Ésta se ocupa del impacto del estilo de vida cristiano. Evangelizamos cuando vivimos el testimonio.

Se cuenta de un cristiano llamado Javier, que quería testificar a una familia de refugiados Vietnamitas que se había mudado a su vecindario.

Aunque él no podía hablar el idioma del padre de familia; le consiguió alimentos para los suyos, le ayudó en la mudanza y a encontrar un trabajo. Un día decidió que no podía esperar más para compartir su fe. Luchó con las pocas palabras Vietnamitas que había aprendido, pero finalmente renunció. En ese momento, el vecino lleno de expectativa exclamó: “¿Es su Dios como Usted?” “¡Oh no!” – Dijo Javier – “Él es mucho más…” “No, no, no” – dijo el hombre – “¿Es su Dios como usted?” Javier trató de explicarle cuan amante, maravilloso y justo es Dios. “No, no, no” – dijo el hombre otra vez – “¿Es su Dios como usted? Si lo es… yo quiero conocerlo”

El único requisito previo para testificar es una relación personal con Jesús, que es posible sólo con la presencia del Espíritu Santo. Sin Él, los que procuramos difundir el evangelio estamos perdiendo el tiempo; sería cómo querer construir una casa usando solo el viento.

Nunca el registro del libro de Hechos afirma que los apóstoles se dijeran: “¡Vallamos a Testificar!” Es que la evangelización no era solo una parte de sus vidas; era su vida.

Esto involucra un testimonio positivo. Al satisfacer las necesidades de la gente, el evangelista abre su corazón a la predicación de la palabra de Dios.

2 La Evangelización de Proclamación. El énfasis de este enfoque es la explicación de las escrituras. La mayoría de los sermones del sábado de mañana usa este enfoque. Los predicadores ayudan a las personas a comprender el evangelio, pero no saben si alguno de los oyentes ha tomado una decisión o compromiso.

3 La Evangelización de Persuasión. Este método ilustra la comprensión tradicional de la evangelización. El énfasis en este enfoque está sobre las doctrinas. Persuade a las personas a hacer su decisión por Jesús y su verdad. Un predicador que durante el culto del sábado de mañana invita, mediante un llamado, a la congregación a responder bajo el Poder del Espíritu Santo, está utilizando la evangelización de persuasión.

Por qué podemos fracasar:Muchas son las razones por las cuales nuestro trabajo puede ser en vano, sin embargo, entre las más comunes se pueden distinguir:

* Dependencia de sí mismo.

* Tiempo de devoción por tiempo de Trabajo.

* Ausencia de Discernimiento Espiritual y tacto.

* Sermones como la ofrenda de Caín.

* Apresuramiento en temas que causan objeción.

* No se depone la armadura de combate con la oposición.

* Exposición de toda la doctrina en un momento.

* Dependencia de sí mismo:

“La causa del comparativamente escaso éxito de la obra evangélica, a pesar de que ésta cuenta con recursos ilimitados, hay que buscarla en el orgullo de la sabiduría mundana y en la ambición mundana por ocupar el primer lugar. Nuestro Salvador manifestó gozo en su espíritu y dio gracias a Dios al considerar cómo el valor de la verdad, aunque está oculto a los sabios y los prudentes, es revelado a las criaturas a los que comprenden su debilidad y sienten su dependencia de él” Ev. Pág. 245 No olvidemos que “No hay nada que parezca tan débil y vulnerable pero que es a su vez fuerte que un ser que reconozca su debilidad”

* Tiempo de devoción por tiempo de Trabajo.

“Muchos que podrían ser fructíferos en el servicio de Dios se dedican a adquirir riquezas. La totalidad de su energía es absorbida en las empresas comerciales, y se sienten obligados a descuidar las cosas de naturaleza espiritual. Así se separan de Dios… Los cristianos deben trabajar, deben ocuparse en los negocios, y pueden hacerlo sin pecar. Pero muchos llegan a estar tan absortos en los negocios, que no tienen tiempo para orar, para estudiar la Biblia, para buscar y servir a Dios. A veces su alma anhela la santidad y el cielo; pero no tienen tiempo para apartarse del ruido del mundo a fin de escuchar el lenguaje del Espíritu de Dios, que habla con majestady con autoridad. Las cosas de la eternidad se convierten en secundarias y las cosas del mundo en supremas. Es imposible que la simiente de la palabra produzca fruto; pues la vida del alma se emplea en alimentar las espinas de la mundanalidad.

Y muchos que obran con un propósito muy diferente caen en un error similar. Están trabajando para el bien de otros; sus deberes apremian, sus responsabilidades son muchas, y permiten que su trabajo ocupe hasta el tiempo que deben a la devoción.Descuidan la comunión que debieran sostener con Dios por medio de la oración y el estudio de su Palabra. Olvidan que Cristo dijo: “Sin mí nada podéis hacer” Jn. 15:5 Andan lejos de Cristo; su vida no está saturada de su gracia y se revelan las características del yo. Su servicio se echa a perder por el deseo de la supremacía y por los rasgos ásperos y carentes de bondad del corazón insubordinado. He aquí uno de los principales secretos del fracaso en la obra cristiana. Esta es la razón por la cual sus resultados son a menudo tan pobres” PVGM Pág. 32

* Ausencia de Discernimiento Espiritual y tacto:

Debemos pedir al Señor que unja nuestros ojos con el colirio de su Santo Espíritu, para ver lo que nuestros ojos carnales no perciben. Discernir de qué denominación es la persona que tenemos en frente, a través de sus actitudes, palabras, entre otros.

“Más de un obrero fracasa en su obra porque no se acerca a aquellos que más necesitan su ayuda.Con la Biblia en la mano, debe tratar, de una manera cortés, de aprender las objeciones que existen en la mente de aquellos que empiezan a preguntar: “¿Qué cosa es verdad?” Con cuidado y ternura debe guiarlos y educarlos, como alumnos en una escuela. Muchos deben desaprender teorías que durante mucho tiempo creyeron ser la verdad.A medida que se convencen de que estuvieron en error acerca de los temas bíblicos, caen en perplejidad y duda. Necesitan la más tierna simpatía y la ayuda más juiciosa; deben ser instruidos con cuidado, y hay que orar por ellos y con ellos, y velar sobre ellos y guardarlos con la solicitud más amable” OE Pág. 198,199

Se puede cometer un error al soltar una verdad, sin saber de qué denominación es mi interlocutor.

“Los mecánicos, los abogados, los negociantes, los hombres de todos los oficios y profesiones, se educan a fin de llegar a dominar su ramo. ¿Deben los que siguen a Cristo ser menos inteligentes, y mientras profesan dedicarse a su servicio ignorar los medios y recursos que han de emplearse?La empresa de ganar la vida eterna es superior a toda consideración terrenal.A fin de conducir a las almas a Cristo, debe conocerse la naturaleza humana y estudiarse la mente humana.Se requiere mucha reflexión cuidadosa y ferviente oración parasaber cómo acercarse a los hombres y las mujeres a fin de presentarles el gran tema de la verdad” JT1 Pág. 454, 455

* Sermones como la ofrenda de Caín:

“Muchos de nuestros predicadores se han contentado con hacer meramente sermones, presentando temas de una manera argumentativa, haciendo escasa mención del poder salvador del Redentor. Su testimonio estaba desprovistos de la sangresalvadora de Cristo. Su ofrenda se parecía a la de Caín. Este trajo al Señor los frutos de la tierra, que en sí mismos eran aceptables a Dios. Los frutos eran muy buenos; pero faltaba la virtud de la ofrenda: la sangre del cordero inmolado, que representaba la sangre de Cristo.Así sucede con los sermones sin Cristo. No producen contrición de corazón en los hombres, ni los inducen a preguntar: ¿Qué debo hacer para ser salvo?” Ev. Pág. 141

* Apresuramiento en temas que causan objeción:

No cerrar los oídos de los oyentes.-

“Al principio no presentéis a la gente los rasgos de nuestra fe que despiertan más objeciones, no sea que cerréis los oídos de las personas para quienes estas cosas llegan como una revelación.Séanles presentadas porciones tales como para que las puedan comprender y apreciar; aun cuando el mensaje parezca extraño y alarmante, muchos reconocerán con gozo la nueva luz que se proyecta sobre la Palabra de Dios, en tanto que si la verdad fuera presentada en tan grande medida que no pudieran recibirla, algunos se apartarían y nunca volverían.Más aún, representarían falsamente la verdad” (Boletín de la Asociación General, 25 de febrero, 1895).

“Los que han sido educados en la verdad por precepto y ejemplo deberían tener muy en cuenta a los que no han tenido conocimiento de las Escrituras a no ser por medio de las presentaciones dadas por los pastores y miembros de iglesia, y quienes han recibido tradiciones y fábulas como verdades bíblicas.Esas personas quedan sorprendidas por la presentación de la verdad que es como una nueva revelación para ellas, y no pueden soportar toda la verdad, en su aspecto más notable, cuando les es presentada desde el mismo comienzo. Todo es nuevo y extraño, y muy diferente de lo que había escuchado de sus ministros, y se sienten inclinados a creer lo que los ministros les habían dicho, que los adventistas son infieles y no creen en la Biblia.Presentad la verdad tal como Jesús la reveló, línea sobre línea, precepto sobre precepto, un poquito aquí y otro poquito allí” (Manuscrito sin fecha, Nº 79).

“Demorad la presentación de los rasgos que causen objeción.

Debe usarse de mucha sabiduría en la presentación de una verdad que se halla directamente en oposición con las opiniones y prácticas de la gente. El apóstol Pablo acostumbraba presentar las profecías cuando se encontraba con los judíos, para llevarlos paso a paso, y entonces, después de algún tiempo, traer a colación el tema de Cristo como el verdadero Mesías. (A veces se debe esperar. Nehemías esperó 4 meses para hallar el momento apropiado y hablar al rey)

Se me ha mostrado que nuestros pastores pasan demasiado rápidamente a través de sus temas y presentan los rasgos que despiertan objeciones contra nuestra fe en forma muy prematuraen sus esfuerzos.Existen verdades que no comportarán una cruz tan grande, a las cuales se les debe llamar la atención día tras día, aún durante semanas, antes que se presenten el sábado y la inmortalidad. Entonces ganaréis la confianza de la gente como personas que tienen argumentos claros y fuertes, y vuestros oyentes pensarán que entendéis las Escrituras.

Luegoque se obtenga la confianza de la gente, habrá tiempo suficiente para introducir en público el asunto del sábado y la inmortalidad.

Pero los hombres que no son sabios, avanzan en estos asuntos demasiado rápidamente, y así cierran los oídos de la gente, cuando con un cuidado mayor, y con más fe, aptitud y sabiduría, podrían haberlos conducido paso a paso, a través de los importantes acontecimientos de las profecías, y espaciándose en asuntos prácticos relativos a las enseñanzas de Cristo” Ev. Pág. 182,183

En un futuro muchos agradecerán, porque no se les dijo prestamente las cosas, de lo contrario hubieran erigido una barrera para la entrada de la verdad.

* No se depone la armadura de combate con la oposición.

Deponed la armadura de combate. (Debe recordarse que la mejor guerra es la que se evita)

Algunos ministros, cuando encuentran a incrédulos que tienen prejuicios contra nuestros conceptos acerca de la no inmortalidad del alma fuera de Cristo, se sienten impulsados a dar un discurso acerca del tema. Los oyentes no están de ninguna manera preparados para recibir esto, y ese procedimiento consigue aumentar su prejuicio y excitar su oposición. En esta forma se pierden las buenas impresiones que hubieran podido realizarse si el obrero hubiese tenido una conducta adecuada. Los oyentes son confirmados en su incredulidad. Habríasido posible ganar los corazones, pero el ministro se había puesto la armadura de combate.Se les dio comida sólida y como resultado las almas que habrían podido ganarse fueron alejadas más aún de lo que estaban.

Hay que deponer la armadura de combate, el espíritu combativo.Si actuamos en la forma como Cristo actuó, podremos alcanzar a los hombres donde están” Ev. Pág. 184

“A menudo, cuando procuráis presentar la verdad, se despierta oposición; pero si tratáis de hacer frente a la oposición con argumentos, únicamente la multiplicaréis, y no podéis permitiros hacer tal cosa. Manteneos en la afirmativa. Los ángeles de Dios están observándoos, y ellos saben cómo impresionar a aquellos cuya oposición os rehusáis a contestar con argumentos. No os espaciéis en los puntos negativos de los asuntos que surgen, antes bien, reunid en vuestra mente verdades afirmativas, y fijadlas allí por medio de intenso estudio, ferviente oración y sincera consagración. Mantened vuestra lámpara aderezada y ardiendo, y permitid que los brillantes rayos resplandezcan para que los hombres, contemplando vuestras buenas obras, sean inducidos a glorificar a vuestro Padre que está en los cielos” Ev Pág. 223

“Cuidad las palabras al tratar con la oposición.-

Cuando tratáis con la oposición, corréis el riesgo de tomar represalias contestando con acritud (áspero, duro), si no sois constantemente enternecidos y subyugados por la contemplación de Cristo y si no oráis: “Sé tú mi modelo”. La contemplación constante de Jesús, la aprehensión de su Espíritu, habilitará para presentar la verdad tal como es un Jesús. . .

El amor debe ser el elemento predominante en nuestro trabajo. Cada orador, cuando habla a personas que no tienen las mismas creencias que nosotros, debe guardarse de realizar declaraciones que puedan parecer severas o que puedan ser consideradas como un juicio. Presentad la verdad, y dejad que la verdad, el Espíritu Santo de Dios, actúe como un censor, como un juez; pero que vuestras palabras no mortifiquen ni hieran el alma. . .

No pronunciéis ninguna palabra irritante. Guardad para vosotros mismos todos los discursos incisivos que pensáis presentar. Sed leales como el acero a los principios, sed sabios como la serpiente, pero inofensivos como la paloma. Si no queréis que vuestras palabras hieran a otros debéis hablar solamente las palabras que estáis seguros que no serán duras, frías ni severas… De toda la gente del mundo los reformadores deberían ser los mas abnegados, los más bondadosos y los más corteses, y deberían aprender los métodos, las palabras y las obras de Cristo”

“El espíritu de controversia.-

No tengáis un espíritu de controversia. Los discursos denunciatorios hacen muy poco bien. El método más seguro para destruir las falsas doctrinas consiste en predicar la verdad. Mantened una actitud positiva. Dejad que las preciosas verdades del Evangelio maten la fuerza del mal. Manifestad un espíritu tierno y misericordioso hacia los que yerran.Acercaos a los corazones.

El sarcasmo es ofensivo.-

Cuando en vuestros discursos denunciáis con amargo sarcasmo lo que queréis condenar, a veces ofendéis a vuestros oyentes, y sus oídos son desviados para no oíros más.Evitad cuidadosamente en el discurso toda severidad que pueda ofender a aquellos a quienes deseáis salvar del error; porque será difícil vencer los sentimientos de antagonismo así despertados. . .

Si erradicáis las cizañas de vuestros discursos, vuestra influencia para el bien será aumentada” Pág. 224

“Tratad a los opositores con respeto

Debemos esperar encontrarnos con incredulidad y oposición. La verdad siempre ha tenido que contender con estos elementos. Pero aun cuando debáis hacer frente a la más acerba oposición, no denunciéis a vuestros opositores.Ellos pueden pensar, como lo hizo Pablo, que le están haciendo a Dios un servicio; y con los tales debemos manifestar paciencia, humildad y longanimidad. . .

El Señor desea que su pueblo siga otros métodos que los de condenar el error, aun cuando la condenación sea justa.El desea que nosotros hagamos algo más que lanzar contra nuestros adversarios cargos que únicamente los desvíen más de la verdad.La obra que Cristo vino a hacer en nuestro mundo no fue la de erigir barreras, y enrostrar constantemente a la gente el hecho de que ellos estaban equivocados. El que espera iluminar a personas engañadas debe acercarse a ellas y trabajar por ellas con amor.Debe llegar a ser un centro de santa influencia.

En la defensa de la verdad, los más amargos opositores deben ser tratados con respeto y deferencia (excesivo respeto o cortesía). Algunos no responderán a nuestros esfuerzos, mas se burlarán de la invitación evangélica. Otros, aun aquellos que suponemos han traspasado los límites de la misericordia divina, serán ganados para Cristo. La última obra en el conflicto debe ser la iluminación de los que no han rechazado la luz y la evidencia, sino que han estado en las tinieblas de la medianoche y han trabajado ignorantemente en contra de la verdad.Por lo tanto, tratad a todo hombre como honrado. No habléis ninguna palabra, ni hagáis nada que pueda confirmar a alguno en su incredulidad” Ev. Pág. 225, 226

Hay muchos predicadores que al momento de ser rechazados o no escuchados, intentan cumplir literalmente el texto de Mateo 10:14 sacudiendo el polvo de sus pies frente a las personas, simbolizando su condenación. Para hacer esto, se debe estar seguro que ha usado los mejores métodos evangélicos y agotado todos los recursos, muchos han rechazado las doctrinas de la Biblia, sencillamente porque no se les ha presentado como debe ser.

* Exposición de toda la doctrina en un momento.

En la carta a los hebreos se nos refiere: “pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez…” Heb.5:14

Cuando el Eterno sacó al pueblo de Egipto no les dijo en ese momento todo lo que debían hacer: “Porque no hablé yo con vuestros padres, ni nada les mandé acerca de holocaustos y de víctimas el día que los saqué de la tierra de Egipto. Mas esto les mandé, diciendo: Escuchad mi voz, y seré a vosotros por Dios, y vosotros me seréis por pueblo; y andad en todo camino que os mande, para que os vaya bien” Jer.7: 22,23

“El alimento más sólido no es para los infantes

Preséntese la verdad como es en Jesús, línea sobre línea, precepto sobre precepto, aquí un poco y allá otro poco (Is. 28:10) Hablad del amor de Dios en palabras fáciles de comprender. La verdad bíblica, presentada con la humildad y el amor de Jesús, tendrá una notable influencia sobre muchas mentes.

Muchas almas están hambrientas del pan de vida. Su clamor es: “Dadme pan; no me deis una piedra.Es pan lo que necesito”. Alimentad a estas almas que perecen, que se mueren dehambre. Recuerden nuestros predicadores que el alimento más sólido no ha de ser dado a los infantes que no conocen los primeros principios de la verdad como la creemos. En toda época el Señor ha tenido un mensaje especial para el pueblo de ese tiempo; de manera que nosotros tenemos un mensaje para el pueblo en esta época. Pero cuando tenemos muchas cosas que decir, podemos vernos obligados a retener algunas de ellas por un tiempo, porque la gente no está preparada para recibirlas ahora” Ev Pág. 149

Ni el mismo Jesús cuando estaba a punto de morir reveló todo a sus discípulos, simplemente les dijo: “Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar” Jn.16: 12 y Pablo expresó a los Corintios: “Porque me propuse no saber nada entre vosotros, sino a Jesucristo, y a él crucificado” 1Cor. 2:2

¿Cómo se le hablará a una persona del sábado, Si primero no se le habla de la Ley? ¿Cómo se le hablará a ésta de la Ley, si primero no se le habla del amor de Dios?

“Los métodos llenos de tacto no implican engaño.-

No debéis pensar que toda la verdad ha de ser presentada a los no creyentes en todas y cada una de las ocasiones.Debéis planear cuidadosamente qué decir y qué dejar de decir.Esto no es practicar el engaño; es trabajar como trabajó Pablo.El dice: “Como soy astuto, os he tomado por engaño” (La palabra griega que se traduce por engaño, “dolo”, tiene en el idioma original también el sentido de “astucia, cebo, ardid, disfraz”, que es, evidentemente, la acepción con que la usó el apóstol) 2 Cor. 12: 16

Debéis variar vuestras labores, y no tener una sola forma que pensáis que debe ser seguida en todas las ocasiones y en todos los lugares. Vuestros métodos pueden pareceros un éxito, pero si hubierais usado más tacto, más de la sabiduría de la serpiente, habríais visto resultados mucho más reales en vuestro trabajo (Carta 12, 1887). Ev 97,98

El engaño de Pablo consistió en la prudencia.

Cómo lograr el Éxito:


Debemos reconocer que por nosotros mismos no podremos lograr nada, es a través del Poder del Espíritu Santo que las almas pueden ser convertidas y constreñidas a Cristo, ese es el medio por el cual se ha de llevar el evangelio. Se podrá poseer mucha elocuencia, conocimientos y experiencias, sin embargo, si se carece de la Unción del Espíritu Santo no se logrará ningún resultado. Por tanto nuestra Urgente necesidad es clamar por esa Santa Unción.

Por otro lado, la preparación para ser un Ganador de almas comienza cuando observamos cómo trabajaba Jesús. Los pescadores de hombres y de peces no nacen se hacen (Mat. 4:19)

SIGAMOS EL MODELO DEL EVANGELISTA MAESTRO

“Estudiemos los métodos de Jesús:

Si alguna vez ha sido esencial que entendamos y sigamos los métodos correctos de enseñanza e imitemos el ejemplo de Cristo, es ahora” (Carta 322, 1908).

“Si queréis acercaros a la gente en forma aceptable, humillad vuestros corazones delante de Dios y aprended sus caminos. Obtendremos mucha instrucción para nuestra obra de un estudio de los métodos de trabajo de Cristo y de su manera de encontrarse con la gente. En la narración evangélica encontramos el relato de cómo trabajaba por todas las clases, y de cómo mientras trabajaba en las ciudades y los pueblos, millares eran atraídos a su lado para escuchar su enseñanza. Las palabras del maestro eran claras y distintas, y eran pronunciadas con simpatía y ternura. Llevaban consigo la seguridad de que eran la verdad.Era la sencillez y el fervor con que Cristo trabajaba y hablaba lo que atraía a tantas personas a él.

El gran Maestro trazaba planes para su obra.Estudiad estos planes.Lo encontramos viajando de un lugar a otro, seguido por multitudes de ansiosos oyentes.Cuando podía, los conducía fuera de las ciudades atestadas a la quietud del campo.Allí oraba con ellos y les hablaba las verdades eternas” (Review and Herald, 18 de enero, 1912).

Los 5 pasos que cristo utilizó:

1Trataba con los hombres como quien deseaba hacerles bien

2Les mostraba simpatía

3Atendía a sus necesidades

4Se ganaba su confianza

5Les decía: “Seguidme.”

“Sólo el método de Cristo será el que dará éxito para llegar a la gente. El Salvador trataba con los hombres como quien deseaba hacerles bien. Les mostraba simpatía, atendía a sus necesidades y se ganaba su confianza. Entonces les decía: “Seguidme.”

Es necesario acercarse a la gente por medio del esfuerzo personal. Si se dedicara menos tiempo a sermonear y más al servicio personal, se conseguirían mayores resaltados. Hay que aliviar a los pobres, atender a los enfermos, consolar a los afligidos y dolientes, instruir a los ignorantes y aconsejar a los inexpertos. Hemos de llorar con los que lloran y regocijarnos con los que se regocijan. Acompañada del poder de persuasión, del poder de la oración, del poder del amor de Dios, esta obra no será ni puede ser infructuosa” MC Pág.102

* Trabajo Personal:

“Cuando se pronuncia un discurso, se siembra simiente preciosa.Pero si no se hace un esfuerzo personal para cultivar el terreno, la semilla no se arraiga.A menos que el corazón sea ablandado y subyugado por el Espíritu de Dios, se pierde gran parte del discurso. Observad en la congregación a aquellas personas que parecen interesarse, y habladles después de la reunión.Unas pocas palabras habladas en privado a menudo harán más bien que todo lo que ha hecho el discurso.Averiguad cómo apelan los temas presentados a los oyentes, y si el asunto es claro para sus mentes.Con bondad y cortesía mostrad que tenéis un verdadero interés en ellos y cuidado por sus almas” (Testimonies, tomo 6, pág. 68.Año 1900).

Hay muchos que luego del servicio desearían una palabra de estimulo y confirmación, algunos las habían estado esperando, pero éstas nunca llegaron. Id a aquellos que estuvieron atentos al mensaje, a aquellos que lloraron, a muchos de ellos el señor les dice: “…Yo he oído tu oración y he visto tus lagrimas” Is. 38:5

“Si se sermoneara la mitad de lo que ahora se hace, y se duplicara la cantidad de trabajo personal dedicado a las almas en sus hogares y en las congregaciones, se vería un resultado que sería sorprendente” (Manuscrito 139, 1897).

*Acercaos individualmente

“Con una simpatía como la de Cristo, el predicador debe acercarse a los hombres individualmente y tratar de despertar su interés por las grandes cosas de la vida eterna. Sus corazones pueden ser tan duros como el camino trillado, y aparentemente puede ser inútil el esfuerzo de presentarles al Salvador; pero aunque la lógica no los conmueva, ni pueda convencerlos, el amor de Cristo, revelado en el ministerio personal, puede ablandar el terreno pedregoso del corazón, de modo que puedan arraigarse en él las semillas de verdad” (Obreros Evangélicos, pág. 193.Año 1915).

* La obra de casa en casa

“No solamente ha de presentarse la verdad en las asambleas públicas; ha de hacerse obra de casa en casa.Efectúese este trabajo en el nombre del Señor” (Review and Herald, 11 de agosto, 1903).

“Esta labor de casa en casa, para buscar a las almas, para recoger a las almas perdidas, es la obra más esencial que pueda realizarse” (Carta 137, 1898).

“Un ministro puede gozarse en sermonear; porque es la parte placentera del trabajo y es comparativamente fácil; pero ningún ministro debe ser aquilatado por su habilidad como predicador. La parte más dura viene después que deja el púlpito, al regar la semilla sembrada. El interés despertado debe ser cultivado por un esfuerzo personal: visitando, realizando estudios bíblicos, enseñando cómo investigar las Escrituras, orando con las familias y personas interesadas, tratando de profundizar la impresión hechalos corazones y las conciencias” (Testimonies, tomo 5, pág. 255.Año 1885).

Si descuida esta obra, el visitar a la gente en sus hogares, es un pastor infiel, y la reprobación divina lo alcanza. Su obra no está hecha ni a medias. Si se hubiera dedicado al trabajo personal, se habría hecho una gran obra y muchas almas se hubieran reunido.

Dios no aceptará ninguna excusa por descuidar de esta manera la parte más esencial del ministerio, que es precisamente la consolidación de la obra, y el vínculo que une al mensajero portador de la verdad con el rebaño, la oveja y los corderos de praderas del Señor. El Señor mismo convierte en un canal de luz para la gente al instrumento humano, por medio de sus esfuerzos personales, cuando se identifica con la gente por la cual trabaja” Ev. Pág. 323

*Preparad el terreno antes de sembrar la semilla

“Al trabajar en un campo nuevo, no creáis que es vuestro deber decir en seguida a la gente: Somos adventistas del séptimo día; creemos que el séptimo día es el día de reposo; no creemos en la inmortalidad del alma. Esto levantaría a menudo una formidable barrera entre vosotros y aquellos a quienes quisierais alcanzar. Habladles, cuando tengáis oportunidad, de puntos de doctrina, acerca de los cuales podéis estar de acuerdo con ellos. Espaciaos en la necesidad de la piedad práctica. Dadles evidencias de que sois cristianos, que deseáis la paz, y que amáis sus almas. Dejadles ver que sois concienzudos. Así ganaréis su confianza; y luego habrá bastante tiempo para las doctrinas. Ganad el corazón, preparad el terreno, y luego sembrad la semilla, presentando en amor la verdad tal cual es en Jesús” (Obreros Evangélicos, Págs. 125, 126.Año 1915)

Dice el Doctor Wood: “Una Vez un caballero nos ofreció su coche para que diéramos un paseo. Nos dijo que tenía muchos deseos de que su chofer fuera llevado a Cristo y pensó que si dábamos un paseo con él habría oportunidad para hablarle de las cosas espirituales. Dijo que ya había venido una vez a los cultos en una campaña que se hizo, pero al regresar les declaró que no había quedado muy impresionado.

Llegó el día del paseo. Cuando arrancamos, el caballero nos susurró al oído: -“Ustedes trataran de hablar con el chofer; ¿no?”- Mi hermano se hizo cargo de la situación, dimos un hermoso paseo durante varias horas, pero no se dijo una sola palabra de religión. Pasamos la mayor parte del tiempo hablando de motores y de coches, y él le contó un poco de sus propias experiencias como técnico en una firma de Dublín. Antes de salir -según supimos- el chofer dijo a unas sirvientas: -“Voy a pasarlo mal esta tarde, tengo que ir en el coche con estos evangelistas y sé que no me van a dejar tranquilo hablándome de religión”- pero cuando regresaron les dijo: -“Ha ido muy bien, pues hemos recorrido millas y millas y no me han dicho ni una palabra sobre su manía fanática”-Aquella misma noche tuvimos una pequeña reunión en la casa del dueño, con refrescos. Los jóvenes de la iglesia vinieron después de la cena y hubo música, cantos de himnos y luego un corto mensaje. Aquella noche el señor chofer tenía el encargo de introducir a las personas que acudían a la fiesta. Cuando llegó la parte religiosa escuchó desde afuera de la puerta todo lo que se dijo y quedó tan impresionado que vino a las reuniones de las campañas varias veces.

El domingo siguiente fue a ver a mi hermano y le dijo: -¡Por favor, quisiera hablar con usted! No le dije nada el día que estuvimos en el paseo, pero hoy quisiera que usted me hablara de las cosas que están en su corazón”- Así que empezaron a charlar andando y hablando todo el rato, sobre su necesidad de Cristo. Cuando llegaron a un bosquecillo a corta distancia, el chofer se quitó la gorra y dijo: “Voy a tomar mi decisión” Allí mismo aceptó a Cristo como su Salvador.

Obrando con tacto hubo manera de entrar en una relación que le trajo a Cristo, más que si le hubieran atosigado el día del paseo, cuando él no estaba preparado para escuchar.

* Persuadid

Persuadir significa “Llevar a otra persona a un punto de vista”. De acuerdo con el principio divino de la libertad de elección, no podemos obligar a las personas. Pero podemos ayudarlas:

  1. Proveyéndoles toda la información necesaria.
  2. Contestando sus objeciones.
  3. Aclarando las opciones disponibles.
  4. Invitándolas a ponerse del lado de la verdad bíblica.
  5. Afirmándolas al hacer las decisiones correctas, e
  6. Invitándolas a abrir su vida al poder convincente del Espíritu Santo.

Una Objeción es un impedimento honesto (razonable) a una decisión. Una excusa es un intento de evitar tomar una decisión. Uno puede averiguar si la persona con quién está estudiando tiene una objeción sincera preguntándole si esa objeción es la única razón por la que no está entregando su vida a Jesús. Tratar de obtener de los candidatos la decisión de que si la objeción es eliminada tomara la decisión de una entrega inmediata. Luego responder a la objeción y pedir una decisión.

Los propósitos específicos de la evangelización son persuadir a las personas a:

  1. Aceptar a Jesús y su verdad
  2. Servirle en el compañerismo de la iglesia.

Estos 2 objetivos están estrechamente relacionados no se puede tener el uno sin el otro.

La evangelización no debería terminar con la decisión de la persona de seguir a Jesús. Ni tampoco es el bautismo la conclusión del proceso. El verdadero éxito en la evangelización está relacionado con la participación de los nuevos feligreses en la vida de la iglesia y en su crecimiento espiritual continuo.

* Logrando decisiones:

“Sed fervorosos y positivos al dirigiros a la gente. Vuestro tema puede ser excelente y el mismo que la gente necesita, pero haríais bien en mezclar declaraciones positivas con ruegos persuasivos…”Ev Pág. 218

Palabras como: “Estimados… ¡Hoy vamos….!” “¡Llegó el momento de tomar la Decisión!” “¡Con Cristo se puede lograr!” “¡No esperes más, Tus mejores días llegaron!” entre otras, pueden arrancar una decisión que se ha estado postergando.


Hay almas indecisas en todas las reuniones


Hay almas en toda congregación que están dudando, que están casi persuadidas a ser completamente para Dios. La decisión se hace para el tiempo y por la eternidad; pero muy a menudo ocurre que un pastorno tiene elespíritu y el poder del mensaje de verdad en su propio corazón, y por ende no se hace ningún llamamiento directo a esas almas que está temblando en la balanza. El resultado es que las impresiones no se profundizan en el corazón de los convencidos y salen de la reunión sintiéndose menos inclinados a aceptar e servicio de Cristo que cuando vinieron. Deciden esperar una oportunidad más favorable; pero ésta nunca llega (Testimonies, tomo 4, pág. 447.Año 1880).

Un llamamiento en todo sermón


Con la unción del Espíritu Santo, que le dé una preocupación por las almas, no despedirá a la congregación sin presentar ante ella a Jesucristo, el único refugio del pecador, haciendo un fervoroso llamamiento que llegue al corazón de los oyentes.Debe pensar que tal vez no habrá de encontrarse nunca más con estos oyentes hasta elgran día del Dios Todopoderoso (Testimonies, tomo 4, pág. 316.Año 1879).

En todo discurso debieran efectuarse fervorosos llamamientos a los oyentes para que abandonen sus pecados y se vuelvan a Cristo (Testimonies, tomo 4, pág. 396.Año 1880).

Son las pequeñas decisiones las que conducen al interesado a grandes decisiones.

Cómo hacer un llamado: esta es la parte culminante de la Predicación y por ende debe ser el Clímax de la misma. Ya las barreras con el auditorio deben estar derribadas. Para ello el Predicador ha interactuado con el auditorio.

Debe recordarse siempre que nadie se va a convencer sino tiene información, cuando la persona tiene la convicción puede ser incitada al deseo. Pero nadie actuará sino se le motiva: INFORMACIÓN – CONVICCIÓN – DESEO – ACCIÓN.

Generalmente los predicadores se cohíben de hacer llamados por el temor a quedar chasqueados, por prejuicios de la congregación que tiene en frente o simplemente ignoran la manera de hacerlo. En ese momento se debe asir de las promesas de Dios y concienciarse que en ese instante, él es un instrumento en las manos del Todopoderoso y el llamado lo hará: no con conocimientos, “no con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos” Zac.4:6

Antes de dirigirse a la congregación cada predicador debería decir: “El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel” Is.61:1

Confiando que es el Señor el que hará la obra que el hombre no puede hacer. Se sugieren algunos pasos al momento de hacer un llamado:

1)En medio del discurso se debe ir preparando al auditorio para tomar decisiones; pedir afirmaciones verbales (amenes) al auditorio con puntos de vista que congenian con el mismo o que ha comprobado a través de las escrituras.

2)Posteriormente solicitar que levanten la mano simbolizando estar de acuerdo o deseo de alcanzar o lograr algo (Él debe ser el primero en levantar la mano). Por ejemplo: “¡Cristo viene a buscar a su pueblo! ¿Cuántos desean encontrarse con él en las nubes?”, “¿Cuántos están dispuestos a ser mejores que ayer?”

3)Con una voz suave pero con el Poder del Señor instar a tomar la decisión colocándose de pie.

4)Recordando que son momentos cruciales en las vidas de las personas, el predicador debe estar orando en ese momento mentalmente y no cesar de hacer llamados persuasivos, hay quienes están en ese momento en una lucha mental, pero si se les insiste pronto accederán, posteriormente invitarles a pasar al frente para orar por ellos.

Este orden no debe cumplirse en todos los casos. En ocasiones basta con tan solo pedir que levanten la mano. El Espíritu Santo indicará al Predicador de acuerdo a la ocasión, la forma en que efectuará el llamado. El llamado no se deberá hacer si el auditorio o la congregación no están preparados, para ello este debe aprender a conocer a sus oyentes y observar sus rostros.

A medida que en cada sermón vaya haciendo llamados, sentirá el respaldo del Señor.

Se necesitan corazones que sangren, nunca podremos curar la necesidad que no sentimos.

Finalmente nuestro objetivo debe consistir en lograr que nuestros contactos misioneros nos abran las puertas de sus casas, realizando así una visita Misionera.

Este contacto será una visita a la Iglesia, o un interesado hasta que se afirme en un simpatizante, el cual debe ser llevado a convertirse en un Candidato al bautismo y este en un Miembro Activo.

“Oh, si pudiera tener pasión por las almas

La compasión que suspira, un amor que ama hasta la muerte

Un fuego que arde sin cesar

Oh, si tuviere la oración que prevalece pura

Que se derrama a favor de los perdidos.

La oración victoriosa en nombre del Vencedor,

El ardor de pentecostés”

Tenemos los medios (el Poder del Espíritu Santo), el método (de Cristo), la promesa (la presencia de Dios) y la motivación (la salvación de las almas perdidas). La pregunta es: ¿Tomaremos la decisión de poner todos estos principios en práctica?

“Yo iré delante de ti, y enderezaré los lugares torcidos; quebrantaré puertas de bronce, y cerrojos de hierro haré pedazos;

Y te daré los tesoros escondidos, y los secretos muy guardados, para que sepas que yo soy Jehová, el Dios de Israel, que te pongo nombre” Is. 45:2,3

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 70 seguidores